LA 'BUENA NUEVA' DEL ANGELUS

By Archbishop Gomez
July 01, 2016
Source: Vida Nueva
featured image


Desde hace más de 120 años, la familia de Dios de aquí, de Los Ángeles ha contado con los servicios de un muy buen periódico católico, The Tidings (La Buena Nueva).

Con esta edición, un buen periódico se convierte en una revista de noticias aún más excelente. The Tidings se convierte en Angelus, una publicación impresa semanal integrada a las plataformas de los medios digitales y sociales en línea de AngelusNews.com.

“Buena Nueva” (Tidings) es, como bien se sabe, una expresión antigua que significa “noticias de los acontecimientos”.

En las primeras traducciones de la Biblia en inglés, puede encontrarse esta expresión en la narración de la historia de la Anunciación, cuando el Ángel Gabriel le dice a la Virgen María: “He sido enviado para comunicarte esta buena nueva”.

Los católicos hacen remembranza de este acontecimiento en la tradicional oración del “Angelus”. De modo que nuestro nuevo nombre parece un punto de partida natural, sobre todo si tenemos en cuenta que la primera misión en Los Ángeles fue llamada así en honor del ángel de la Anunciación, San Gabriel.

Nuestra misión sigue siendo llevar la “buena nueva” de Jesucristo a Los Ángeles y a todo el continente americano para comunicarles, por medio de las palabras y las imágenes, lo que Jesús nos revela acerca de la misericordia y la salvación de Dios, y lo que eso significa para nuestras vidas y para nuestra sociedad.

La escena del Angelus nos señala algo fundamental. Creemos en un Dios que “se comunica”. Un Dios que desea hablar con nosotros en nuestro propio lenguaje. Un Dios que nos llama al diálogo, al encuentro y a la amistad. Un Dios que nos invita a caminar con Él, a servirlo y a vivir en su compañía en una comunión de amor.

Dios le habla todavía a su pueblo a través de Jesús y de su Iglesia. Aquí es donde tiene su origen la comunicación de la Iglesia: en la misión que ésta tiene de difundir la “buena nueva” de Jesucristo y su promesa del amor de Dios.

Para servir a esta misión, la Iglesia siempre ha creado sus propias redes y plataformas de comunicación: casas editoras, libros, periódicos y revistas; difusión a través de radio, televisión, cable y satélite; y ahora, usando los canales de los medios digitales y sociales.

Ahora, más que nunca, necesitamos una presencia católica vital e independiente en los medios de comunicación.

Nos encontramos en una sociedad altamente secularizada, organizada deliberadamente y cada vez más como si Dios no importara y como si las personas estuvieran más allá de toda necesidad de religión. Lamentablemente, en la actualidad, la mayoría de los católicos obtienen la mayor parte de las noticias e información acerca de su fe a partir de fuentes seculares que son hostiles a la Iglesia y profundamente escépticas acerca de las “afirmaciones de poseer la verdad” del cristianismo.

Con Angelus esperamos anunciar una renovación de la prensa católica y de los medios católicos de comunicación de nuestro tiempo.

Mi esperanza es que esta nueva revista se vuelva una plataforma para escritores, fotógrafos y artistas que se tomen en serio la verdad y la belleza, la oración y la espiritualidad, la justicia y las cosas que deberían ser las más importantes para la mayoría de nosotros, en nuestra vida común.

Nuestro objetivo es comunicar una visión verdaderamente “católica” del mundo, proporcionando noticias y reportajes de investigación y ofreciendo opiniones y análisis sobre las tendencias culturales y los acontecimientos mundiales. Queremos contar las historias de nuestro pueblo católico en toda la riqueza de su diversidad de culturas, lenguas y nacionalidades. Queremos mostrar las luchas y las alegrías de nuestro pueblo en su intento por vivir su fe y por hacer que este mundo se acople lo más posible a lo que Dios pretendió al crearlo.

En el centro de la visión católica está la “buena nueva” de Jesucristo acerca de la persona humana, que fue creada a imagen de Dios con una santidad y dignidad que nunca puede ser negada, y con un destino y propósito trascendentes y dados por Dios.

Para ser verdaderamente católico, nuestro periodismo siempre debe servir y defender a la persona humana, especialmente a los más pobres y vulnerables: al niño en el seno materno; a los enfermos y moribundos; a las personas sin hogar, a los refugiados y a los inmigrantes; al prisionero y a todos los que están esclavizados, a los que son víctimas del tráfico de personas y a los perseguidos.

Estamos lanzando Angelus el día 1 de julio, porque en esa fecha será la primera celebración de la fiesta del santo más reciente de los Estados Unidos: San Junípero Serra, que fue también uno de los fundadores de Los Ángeles y de California.

San Junípero fue un gran misionero y fue también uno de los primeros “periodistas” de este continente. Él nos dejó, de una manera muy rica y detallada, la narración de sus experiencias entre los primeros pueblos de América, junto con hermosas descripciones de las plantas, la vida salvaje y el medio natural en donde se encontraba. Escribió con fervor moral y con compasión, saliendo en defensa de las mujeres y los niños, y hablando a favor de los derechos de los pueblos nativos. Él fue probablemente la primera persona en el continente americano en luchar en contra de la pena de muerte.

Invoquemos a San Junípero como nuestro Patrono de Angelus, y pongamos bajo su custodia el futuro del periodismo y de los medios de comunicación católica.

Oren, por favor, por nosotros ahora que emprendemos este nuevo esfuerzo. Y compartan con los demás la buena nueva acerca de lo que queremos hacer en Angelus.

Pongo a todos bajo la protección de la Virgen de Guadalupe, quien trajo la buena nueva de Jesús a estas tierras en los albores del Nuevo Mundo. Que Ella nos inspire y guíe en nuestro esfuerzo por llevar esta buena nueva a una nueva generación del continente americano.

Back to Top