EL EVENTO UNAVIDA LA Y UN RETO PARA EL ADVIENTO

By Archbishop Gomez
December 06, 2014
Source: Vida Nueva
featured image


El Adviento es un tiempo de misericordia. 

La misericordia de Dios es el gran tema recurrente a lo largo de las primeras narraciones de la venida de Jesús.

En su Magnificat, María canta: “Su misericordia se extiende de generación en generación”. Y Zacarías, el padre de San Juan Bautista, pregona: “La entrañable misericordia de nuestro Dios… nos visitará…”.

Así que durante este tiempo de Adviento, quiero reflexionar con ustedes acerca de las tradicionales “obras de misericordia corporales” de la Iglesia: alimentar al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, alojar al que no tiene hogar, visitar a los enfermos, visitar a los encarcelados y enterrar a los muertos.

Jesús habla de que estas obras de misericordia serán la medida de nuestro amor a Dios y a nuestro prójimo. Él nos dice que el amor que mostramos a las personas sin hogar y a los hambrientos, a los prisioneros y a los enfermos, es el amor que le profesamos a Dios. Y nos advierte que nuestra indiferencia hacia los que necesitan de nuestra misericordia refleja nuestra indiferencia hacia Dios.

El Papa Francisco ha hecho de la misericordia un “punto central” de sus enseñanzas. Él nos recuerda una y otra vez que nuestra identidad como cristianos se define en base a las Bienaventuranzas que encontramos en el quinto capítulo del Evangelio de San Mateo, y a las obras de misericordia que encontramos en Mateo 25.

Las Bienaventuranzas y las obras de misericordia, asumidas conjuntamente —nos dice él—, nos muestran el rostro de Jesús y nos ayudan a imitar su forma de vida. Nos proporcionan un “plan de acción”, un camino práctico a seguir para encontrar la felicidad y la salvación.

Entonces, durante este Adviento quiero presentar un desafío para todos nosotros, un desafío a profundizar en nuestra experiencia de la misericordia de Dios y en nuestra imitación de las obras de misericordia de Jesucristo hacia los demás.

Como saben, el 17 de enero de 2015 se llevará a cabo el evento UnaVida LA. Será una procesión y un festival de un día que pondrá de relieve las obras de misericordia que se llevan a cabo en nuestra comunidad, así como también la hermosa vocación a la misericordia que Dios nos ha llamado a hacer realidad en nuestras vidas.

Estoy muy entusiasmado con UnaVida. Este será un día para celebrar la belleza de la vida humana, así como para resaltar nuestro deber de servir a nuestros hermanos y hermanas y de defender sus derechos y su dignidad, especialmente de aquellos que son más débiles y vulnerables.

Es una gran alegría para nuestra Oficina Arquidiocesana de Vida, Justicia y Paz poder patrocinar, junto con los Caballeros de Colón y la Liga por el Derecho a la Vida del Sur de California, este evento tan positivo y adecuado para las familias. Es un honor para nosotros que el Caballero Supremo, Carl Anderson, también estará presente ese día. Al mismo tiempo, nos hemos asociado a nuestras diócesis vecinas de Orange, San Diego, San Bernardino y Fresno, y hemos recibido generoso apoyo de varias fundaciones locales.

UnaVida LA será un evento ecuménico e interreligioso. Tendremos algunos invitados célebres, entretenimiento musical y camiones de venta de alimentos; ¡será una verdadera fiesta del espíritu humano!

A través de UnaVida LA, queremos fomentar el entendimiento y la amistad así como reunir a muchas personas de buena voluntad que trabajan por construir una cultura de la vida y de la misericordia en nuestras comunidades, incluyendo programas de Caridades Católicas y de la Sociedad de San Vicente de Paúl, y también ministerios que prestan sus servicios a los no nacidos, a mujeres embarazadas, a personas sin hogar, a los huérfanos, las víctimas de la trata de personas, a los refugiados, a los discapacitados y a los enfermos terminales.

El programa de UnaVida LA nos permitirá ver la hermosa claridad de la visión católica: que toda vida humana refleja la imagen de nuestro Creador y que cada vida, aun la de los más débiles y pequeños, tiene un significado infinito dentro del plan de Dios para la creación y para la historia.

La Beata Madre Teresa de Calcuta es nuestra inspiración y la “patrona” de UnaVida LA, pues a través de su testimonio, ella puso de manifiesto la belleza de toda vida humana y la necesidad de proteger la vida, desde los niños en el seno materno, a las víctimas inocentes de la guerra, a los enfermos y a los moribundos.

La Madre Teresa solía decir: “Sé alguien especial para alguien”. Es una hermosa manera de expresar nuestro deber de realizar las obras de misericordia.

Por eso, quiero proponer un “reto” a todos nosotros: que todos los días de Adviento tratemos de “ser alguien especial para alguien”, especialmente para con los miembros de nuestras familias y para con los que son pobres y están solos, para que ellos experimenten la misericordia y el amor de Dios.

Durante el Adviento, en mi página de Facebook, voy a estar destacando el trabajo de las organizaciones que están marcando una diferencia en nuestra comunidad, construyendo una cultura de la vida y de la misericordia. Los invito a compartir conmigo y en mi página las cosas buenas que estén haciendo, etiquetándolas como #OneLifeLA en Facebook, Twitter e Instagram.

¡Sigamos orando unos por otros durante este Adviento! Y pidámosle a nuestra Santísima Madre María que nos enseñe a ser alguien especial para alguien todos los días, mientras esperamos el nacimiento de Jesús.

Back to Top