ESTAMOS HECHOS PARA ALGO MáS GRANDE

By Archbishop Gomez
January 19, 2018
Source: Vida Nueva
featured image


Ni idea tenemos de ello. Eso es lo que a veces pienso, cuando dejo el Evangelio después de haberlo leído y orado con él. Tan sólo muevo la cabeza con asombro y pienso que ni idea tenemos de esto.

En las páginas del Evangelio y en las historias de la Iglesia primitiva, se nos ofrece este hermoso sentido de que algo nuevo y sorprendente ha penetrado en el mundo y en la vida de las personas. Algo está sucediendo y la gente no sabe lo que es.

Cuantas historias sobre Jesús terminan con palabras como ésta: “Todos se quedaron asombrados y glorificaron a Dios, diciendo: ‘Nunca hemos visto algo semejante a esto’”.

El encuentro con Jesús hace que todas las cosas se renueven. Los primeros cristianos esperaban lo que ellos llamaron los nuevos cielos y la nueva tierra. Creían que ellos mismos habían sido convertidos en una “nueva creación”.

También sentían que las cosas estaban en proceso, que la “novedad” traída por Cristo estaba en curso, y que continuaba desarrollándose. “Amados míos, ahora ya somos hijos de Dios”, escribió San Juan. “Y no se ha revelado aún lo que seremos después”.

Este es la tierra de la que brota la fe viva. Es la conciencia de que la vida es una sola y de que nuestra vida es parte de este gran misterio de la creación. Y de que todo lo que se crea está vivo y conectado en el único Creador.

Esta es la gozosa inspiración que está en el origen de nuestra celebración anual de OneLife LA (UnaVida LA).

Este fin de semana, el 20 de enero, celebraremos nuestra cuarta procesión y festival de UnaVida LA en el centro de Los Ángeles.

Para ser sincero, cuando comenzamos UnaVida LA, yo no estaba seguro de cómo respondería la gente. Estamos acostumbrados a realizar manifestaciones públicas para protestar por cosas que están mal. Esto siempre será importante. Una manera de defender lo correcto es oponernos abiertamente a lo que está mal. Una forma de mostrarle a la gente lo que “defendemos” es haciéndoles ver aquello “contra” lo que estamos luchando.

Debemos seguir haciendo eso, especialmente con respecto al aborto, que durante demasiado tiempo ha sido un “mal cotidiano” en este país y, de hecho, en todos los países.

Como dijo el Papa Francisco en Roma, en su discurso de Año Nuevo a los diplomáticos: tenemos que defender “el derecho de cada persona a la vida”. Hemos de seguir adelante en esta lucha por la vida. Como dijo el Papa, nunca podemos aceptar un mundo en el que haya “niños inocentes descartados incluso antes de nacer, no deseados a veces simplemente porque están enfermos o malformados, o como resultado del egoísmo de los adultos”.

Para servir a esta gran causa, quisimos que UnaVida LA fuera algo diferente.

Quisimos que éste fuera un día en el que se le recuerde a las personas por qué la vida es sagrada y preciosa. Quisimos celebrar la dignidad y la belleza, e incluso la gloria de la vida humana como creada por Dios y hecha nueva y más grande en Jesucristo.

Nuestro tema para la celebración de este año es “Hechos para algo más grande”. Y realmente, ésa ha sido la visión de UnaVida LA desde el principio.

“El libro de la naturaleza es uno e indivisible”, dijo el Papa Benedicto XVI, usando palabras que citaría luego el Papa Francisco en “Laudato Si”.

La causa de la vida es más que un cambio político. La causa de la vida tiene que ver con la naturaleza de las cosas y con la belleza y el propósito del mundo.

Estamos trabajando por el reino, por el cielo nuevo y la tierra nueva.

Para cumplir nuestra misión, necesitamos ayudar a que nuestra sociedad vea las “conexiones”, los lazos que nunca se pueden romper entre el Creador y cada aspecto de su creación.

Tenemos que ayudar a que nuestro prójimo vea que cada creatura tiene un propósito en la creación de Dios, que todas las cosas nos hablan de Dios, y que el Creador se refleja en todo lo que crea, y especialmente en la persona humana hecha a su imagen y semejanza.

Jesús le prometió a sus discípulos: “Verán cosas todavía más grandes”.

Y cada uno de nosotros, y todo lo que vemos en la creación, está “hecho para algo más grande”. San Pablo dijo que toda la creación será liberada y compartirá la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

Y volvemos nuevamente, a esta concientización de que “no tenemos ni idea” de que aún no hemos visto nada.

Y es verdad, San Pablo dijo también que aún no hemos visto nada, que no tenemos ni idea de lo que Dios ha preparado para quienes lo aman. Así que seguimos avanzando en este viaje de amor, buscando las cosas más grandes que se nos han prometido y para las cuales hemos sido hechos.

Oren por mí esta semana y yo estaré orando por ustedes. Y, acompáñenme por favor el sábado para Una VidaLA. Alabemos juntos, a Dios y celebremos la belleza y la santidad de la vida y de la creación humanas.

Que nuestra Santísima Madre María, la Reina de Toda la Creación, ayude a nuestra sociedad a tener una nueva conciencia de estas cosas más grandes y del precioso amor que Dios tiene para cada vida. 

Back to Top